¿es posible evitar el resfriado?

¿es posible evitar el resfriado?

¿Por qué nos resfriamos  más fácilmente en otoño y en invierno?

Es sabido que cuando las temperaturas bajan o se producen cambios bruscos en las mismas, somos más propensos a tener un resfriado e incluso padecer la gripe. Según las estadísticas, los adultos sufrimos de 2 a 4 resfriados durante el año. Y si hablamos de los niños...algunos más. De hecho, los más pequeños pueden llegar a padecer hasta 10 resfriados en un año.

Cuando nos resfriamos, habitualmente lo achacamos a que hemos “cogido frío” …. Sin embargo, no es del todo cierto.

Está científicamente demostrado que el frío no es el causante directo de los resfriados, es decir,  por mucho que nos abriguemos en exceso para no sentir frío, no evitaremos el contagio. Así que hay que abrigarse sólo lo necesario para no pasar frío.  Lo que sí es cierto, es que el frío contribuye en su propagación, a través del aire, ya que tanto el virus del resfriado como el de la gripe, se transmiten a través del sistema respiratorio. ¡Solo con respirar!

Resfriado

Entonces….¿Por qué nos resfriamos cuando caen las temperaturas?

Durante el otoño e invierno desciende la radiación solar. Ésto implica que el índice de rayos UV disminuye. Pero resulta que los rayos UV son nocivos para la supervivencia de estos virus, los debilita, y al disminuir la fuerza de su radiación, el resultado es, muy a nuestro pesar…...virus más fuertes y deseosos de invadirnos.

Otro factor que contribuye con el contagio en otoño e invierno es que en estas épocas se dan las mejores condiciones de temperatura y humedad para su resistencia. Digamos que estos virus  “rejuvenecen”.

invierno

Otra causa que multiplica el riesgo de contagio, es el impulso natural de buscar refugio al abrigo de la calefacción,  lo que conlleva un ambiente  en el que hay poca renovación del aire. ¿cuántas veces nos hemos quejado cuando a alguien se le ha ocurrido abrir en pleno invierno una ventana en el trabajo porque nota el ambiente cargado?

La calefacción reseca el aire y también nuestras mucosas, daña los cilios de nuestro aparato respiratorio, provocando que los virus puedan invadirnos más fácilmente, ya que tanto los virus del resfriado como los de la gripe, se transmiten por el aire, haciendo más fácil la transmisión de unos a otros.

Bueno, pues respirar, está claro que es inevitable y necesario, y por otro lado, todos queremos y necesitamos estar calentitos cuando hace frío.

Pero hay algo que podemos hacer para ganar la batalla a estos virus.  ¡Utilicemos las defensas naturales que tiene nuestro sabio organismo!

¿QUÉ PAPEL JUEGA NUESTRO SISTEMA INMUNOLÓGICO EN TODO ESTO?

Para evitar o mitigar el contagio, es necesario “construir” una “barrera” fuerte, capaz de plantarle cara a estos “enemigos”. Esa barrera fuerte y luchadora que necesitamos es nuestro propio sistema inmunológico.

Cada día, los científicos, están generando más información sobre su funcionamiento y la incidencia negativa que tiene para nuestra salud cuando hay algo que marcha mal en este sistema.

Este magnífico aliado es capaz de mantener a raya microorganismos infecciosos, como las bacterias, los virus y los hongos. Incluso puede destruir aquellos que han conseguido invadirnos. Puede hacer que el resfriado dure dos o tres días, y que sus síntomas no sean tan “fastidiosos”

¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

Nuestro sistema inmunitario está formado por una red de células, tejidos y órganos que colaboran entre sí para proteger el organismo. Unas de las células implicadas en la respuesta inmunitaria son los glóbulos blancos o  "leucocitos".

Hay dos tipos de leucocitos, los cuales se combinan entre sí para destruir a los organismos o sustancias “extrañas” que provocan enfermedades.

Por un lado tenemos los linfocitos, que tienen la misión de reconocer a los invasores. Y por otra parte también tenemos los fagocitos, que se encargan de devorarlos.

Para mantener un sistema inmunitario fuerte es importante mantener una vida saludable y ordenada. Una dieta rica y variada en antioxidantes es primordial, pero a veces no es suficiente, siendo necesario el aporte de algún complemento para ello.

Desde Herbosol os recomendamos comenzar a tomar Própolis.

propolis

Própolis  (BIO) - El Granero integral - 60 cápsulas

Resfrigran BIO 450 mg - El Granero integral - 90 cápsulas

Hablar de Própolis es hablar de un magnífico antibiótico natural, que estimula las defensas frente a las enfermedades e infecciones respiratorias, como la gripe, el resfriado, el asma, la neumonía, sinusitis etc.

Esta sustancia está formada por una composición química muy compleja, con principios activos entre los que destacan los bioflavonoides que son los responsables de su acción antibiótica.

 

Propiedades terapéuticas del Própolis:

  1. Poderoso antioxidante.

  2. Analgésico.

  3. Inmunoestimulante.

  4. Antibacteriano.

  5. Antivírico.

  6. Antiinflamatorio.

  7. Antialérgico.

  8. Remineralizante y antitumoral.

Bueno amigos, espero que una vez más, la naturaleza os sea de ayuda para estar fuertes y sanos.

¡Hasta pronto!


INMA DE HERBORISTERÍA ONLINE HERBOSOL

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code